Thursday, May 22, 2008

Primavera 3: Tulipanes

En medio de historias de vida que golpean como bofetadas, pues ilustran los devastadores efectos de la globalización del capitalismo... y en medio de la mutación ideológica que disuelve como ácido las creencias, las utopías y los sueños de igualdad humana... y mientras somos testigos y víctimas de la destrucción de la premisa básica de la sociedad moderna (la idea de que como "ciudadanos" pertenecemos a una comunidad de iguales) pues, como bien dijo Orwell en Rebelión en la Granja, “todos los animales son iguales pero algunos son más iguales que otros”… bueno pues, en medio de tanta desilusión los tulipanes siguen impasibles su ciclo de tersa y colorida vida. Van unos de regalo, que he recogido con mi ex cámara prestada (ya la regresé y no tengo ni para una desechable! -se aceptan donativos!!). Los miré muy cerca en las calles que a veces piso “del otro lado”, o sea en “el Norte”, o sea en las floridas banquetas de Gringolandia, embellecidas también por manos mexicanas. Ahí van…

Tulipán-botónTulipán-abriendoTulipán abiertoManifestación de tulipanesTulipán minoritario (levemente oscuro)Tulipanes de pilón
© 2008 gregorio hz

Monday, May 19, 2008

Tenemos derecho... de no hablar


Pancho es home restoration worker (reparador o restaurador de casas). Lleva 13 años en EU:

Acabas de decir que como indocumentados hay derechos que no tienen, ni tendrán…

Ajá

¿Cuál crees que es entonces el lugar de los Mexicanos en EU?

Pues… es como una aventura, nada más... O sea que vienes y en cualquier rato te pueden botar ¿no?

¿O sea, ustedes creen que realmente los mexicanos migrantes no tienen derechos?

Yo creo que sí tenemos derechos, como personas tenemos derechos, aún sin tener papeles…

¿A qué tienes derecho?

Como cuando te agarra la policía. Tú tienes tus derechos de no hablar; y ellos no te pueden hacer hablar, si no quieres… O sea que ese es un derecho que tienes como inmigrante ilegal. Yyyy… creo que ese sería de los únicos… porque como ilegal… te niegan todo, como ir a un hospital o recibir derechos como seguro social o todo eso, o sea no tienen ningún derecho de ellos, más que el seguro de Dios, ja ja.

¿Entonces qué derechos crees que en México sí tienes y aquí no?

El único derecho que tienes allá en México es de que puedes salir libre sin andarte escondiendo de que va a llegar la migración… es la única libertad… o sea que en México vas donde quieras, a cualquier estado y pus… estás en tu país, donde nadie te puede decir nada… supuestamente ¿no?

© 2008 gregorio hz (entrevista y fotos)


Saturday, May 17, 2008

Respuestas de lectores a... ¿Se puede leer sin escribir?

From: Gicela gicel@IXP.net
Subject: My comment (GREGORIO'S BLOG)
Date: Monday, June 9, 2008, 2:29 PM

God, it is a huge topic or I would say 'problem'. What Gregorio calls Fantasy is completely true, we are not taught to write, and I think that the worst thing is the fact that we, as Mexicans, are not aware of it. It is like if we were sleeping from ementary to high school. And I say high school because when we enter university, if our teachers ask us to write something we are in shock, we realize that we can not do that. That was my experience, and now as a teacher, I see that students have a hard time trying to write what they think! Even a small paragraph. My last LEMO students, who were in the fifth term, were not able to write a short article, so I started thinking why??? That is why I want to write my essay about it.

I think that one of the reasons is: The System. It was designed to have the country in a "deep sleep" since we are not taught to think, to analyze, to debate, to express and write our opinions, just as Greogorio states. Teachers in Mexico should be trained to teach their students how to write different kinds of genre. If it were so, in the case of LEMO students, they would be able to write in another language. This is my opinion and how I see things according to my experience, and now that I am reading about it I see I am not very far from what researchers have found out.


Date: Tue, 20 Feb 2007 14:37:54 -0600 (CST)
From: “margarita castillo"
Subject: historia y narraciones coatepecanas
To:
"Gregorio Hernández Zamora"

Maestro Gregorio Hernández:

Conocí sus artículos a través de La Jornada. Su texto, titulado "¿Se puede leer sin escribir?", fue lo primero que conocí de usted; fotocopié el texto y lo distribuí entre mis compañeros de trabajo (una escuela privada). Allí, en sus líneas, encontré sentido a muchas inconformidades que percibimos como ciudadanos y trabajadores de la educación. A partir de entonces me di a la tarea de diseñar un proyecto dirigido a niños de sexto grado de primaria, en éste incluí el estudio de la historia local (nuestra escuela se encuentra en Coatepec, Veracruz), seleccioné diversos textos al respecto, salí con los niños a conocer y reconocer nuestra ciudad, leímos y contamos cuentos, leyendas y narraciones de tradición oral. -A ellos les gusta mucho esto último-. Posteriormente los chicos investigaron sobre sus propias historias personales a partir de entrevistas realizadas a sus abuelos, o padres. Finalmente, y como resultado del taller, la escuela publicó un libro titulado Piedra y cielo. Relatos de los abuelos...contados por los niños (elegí este título no por aquella revista ¿colombiana?, a la que hace referencia García Márquez en Vivir para contarla; sino por considerar a los abuelos como la base, los cimientos a partir de los cuales crece la historia personal; y a los niños, en un sentido bastante idílico, como el cielo que se abre con toda su grandeza). En fin, quiero decirle, Maestro Gregorio, que en sus textos he hallado grandes verdades, que comulgo con usted, que la grandeza de nuestro país (o su sobrevivencia), dependen de la fortaleza de nuestra identidad. Estoy convencida de que la historia es la formada por hombres y mujeres de carne y hueso (con un pedazo de pescuezo), y no aquella que la hegemonía en el poder nos impone a través de los libros de texto.

Además de lo anterior, por este medio me dirijo a usted solicitándole su apoyo. A finales de los noventa realicé un trabajo de investigación sobre Historia Local y Literatura Tradicional y Popular sobre el pueblo en el que vivo (Las Lomas, municipio de Coatepec, Ver.), obtuve un financiamiento del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias para la publicación del mismo; fue así como en 2001 salió a la luz el libro Ecos del cafetal... (Si usted gusta, puede hallar los datos al respecto en el buscador google "Margarita Castillo León. Ecos del cafetal".) Muchos miembros de mi pueblo colaboraron aportando datos e información; yo sólo fui la "traductora" del dato oral al escrito, por eso considero que en el libro somos muchos los coautores, desde el viejo campesino que rememora sus años mozos y con ellos la grandeza de la etapa latifundista que en nuestro Estado se extendió hasta alrededor de 1932; hasta los niños que, después de conocer los relatos que hasta hace algunos años se contaban en las sobremesas, realizaron dibujos para ilustrar el libro. El libro se agotó prontamente, y esta es la fecha en que no he podido obtener un peso para la reedición. Cuento con nuevo material narrativo, ya que muchos de mis informantes, al ver su palabra escrita, se han dado cuenta de la importancia de la misma y de su valor histórico. Tengo también otro proyecto (igual: cero centavos), para realizar un compendio de historia local dirigido a niños de primaria mediante el cual conozcan sus orígenes, es decir, su historia local. La verdad es que ya me cansé de tocar puertas, redactar oficios y hasta visitar políticos buscando financiamiento; por ello aludo a su sensibilidad, pidiéndole como favor me pudiera usted contactar con alguna asociación que apoye este tipo de trabajos. En archivos adjuntos agrego mayores especificaciones sobre los trabajos en cuestión. Agradezco su atención y quedo en espera de su respuesta. Gracias.

Margarita Castillo León



From: Paty Novela
Subject:
felicitaciones por su artículo publicado en la Jornada

Date:
Thu, 22 Apr 2004 02:16:33 -0700 (PDT)
To:
grehz@berkeley.edu

Doctor Gregorio Hernández Z.

Recién leí su artículo "¿Se puede leer sin escribir?" aparecido en un suplemento del periódico La jornada y desde mi posición de maestra de primaria en un turno, y de secundaria (de la materia de español) en otro, no puedo más que estar de acuerdo con usted. Lamentablemente ésa es nuestra triste realidad.Lamentablemente los maestros, que debiéramos contribuir a que los niños y jóvenes se adueñaran de estas dos importantes herramientas, leer y escribir, somos el ejemplo andando de ese viejo refrán "candil de la calle y oscuridad de su casa". Lo pregonamos, nos desgarramos las vestiduras. Pero ni leemos ni escribimos como una necesidad personal. Muchas veces, ni como herramienta de trabajo.Tengo muchas anécdotas al respecto.Y desde luegono somos los únicos culpables.

Bueno, yo lo felicito por su trabajo, es un gusto saber que hay gente ocupada al respecto de lo que yo todos los días palpo como problemática. Dentro de la bibliografía que usted cita hay libros que conozco bien. Pero me llamó la atención uno que es de su autoría. Me refiero al libro "Qué leen y escriben los adolescentes en la escuela secundaria?". Me gustaría leerlo. Yo vivo en la ciudad de Colima, capital del estado del mismo nombre. Como usted bien se imaginará, no hay muchas librerías y las pocas que existen no lo tienen en existencia. Si usted pudiera darme alguna dirección electrónica donde pedirlo por este medio. O bien, me queda cerca la ciudad de Guadalajara y voy con alguna frecuencia. Ahí hay mayor oferta en librerías. Que usted me orientara al respecto.

Me despido agradeciéndole la atención y le reitero mis felicitaciones.

Atentamente:

Profra. Patricia García Novela



From: sergiomontesgarcia
Subject: ¿se puede leer sin escribir?
Date: Mon, 24 May 2004 19:48:43 -0500
To:
grehz@berkeley.edu

Gregorio Hernández Zamora:

Con mucho gusto leí tu artículo ¿Se puede leer sin escribir? publicado en La Jornada y me gustaría incluirlo en una antología de lecturas mexicanas sobre educación que estoy elaborando para alumnos de la carrera de Pedagogía de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. Si das tu autorización para ello, me gustaría recibir algunos datos biográficos tuyos tales como: lugar y fecha de nacimiento (día, mes, año), obra publicada, etc.

Te saluda afectuosamente Sergio Montes García, profesor de carrera de la UNAM



From: misael murillo
Subject:
Masiosare… Sobre el articulo « Se puede leer sin escribir ?»
Date:
Wed, 21 Apr 2004 10:43:35 -0500
To:
grehz@berkeley.edu

Estimado señor Hernandez:

Despues de leer atentamente su articulo, aparecido en el suplemento Masiosare con fecha de 18 de abril de este año, quisiera hacer algunas precisiones, emitir algunas opiniones personales y, en la medida de lo posible, entablar un dialogo con usted, lejos de un medio de comunicación que, según sus propias palabras, cuenta con lectores pero supongo contara con pocas reacciones a lo que usted escribe, dado que no sabemos escribir.
Para comenzar me presento: soy un estudiante que habita en Francia desde hace casi cuatro años, el tema de mis estudios no esta en el area humanistica, sino en el de la ingenieria. Esto tal vez ponga en evidencia mi escasa cultura y no digamos mi capacidad para escribir, puesto que yo soy producto no solo de ese sistema educativo que usted critica sino de un medio socioeconomico poco propicio para desarrollar ese tipo de habilidades. Con todo, me decidi a escribirle esto antes de que se me vaya la inspiracion y me falte el tiempo para hacerlo.
De usted no se si vivio y fue educado en Mexico ni cual es su profesion ni el puesto que ocupa en Berkeley. De las referencias citadas concluyo que usted esta en alguna rama de las ciencias humanas (aunque que ciencia no lo es ?), pero es tan extenso ese campo que no perdere el tiempo adivinando. Lo que si queda claro es que usted si sabe escribir y para mi seria interesante saber como aprendio. Claro esta que, si fue en otro lugar que no sea Mexico, efectivamente usted experimento un mejor sistema educativo ; pero si fue en Mexico quisiera saber donde y con quienes estudio o si fue por cuenta propia.
No vaya usted a pensar que defiendo a ultranza nuestro sistema educativo. No. Sin embargo, todos los intelectuales mexicanos han pasado al menos una parte de su vida en el y creo que los resultados hablan por si solos. Por cierto, cuando digo intelectuales uso un termino bastante amplio y no lo uso solo para personas como Poniatowska o Monsivais.

Evidentemente, nuestro sistema educativo tiene fallas y muy serias. No es esta carta el medio para extenderme en las criticas pero señalare algunas fallas de las que puedo hablar (creo que coincidiremos en algunas). La mas grave (mas aun que la que usted señala) es que en la enseñanza publica no se nos enseña a pensar ni a ser criticos ni a tener iniciativa propia. En mi modo de ver, ese entrenamiento, ese condicionamiento si usted quiere, es de donde derivan todos las demas deficiencias. Hemos aprendido recetas que hay que repetir de memoria. De ahí que los intelectuales mexicanos merezcan aun mas mi admiracion, aunque cabria pensar que no estuvieron en escuelas publicas, cosa que ignoro y que no resuelve el problema fundamental ya que la verdadera educacion se lleva a cabo en los hogares de cada estudiante, no solamente en las aulas. Debemos suponer que los autores, como usted les llama, tuvieron condiciones socio-economico-familiares favorables para desarrollar el talento que ahora nos sorprende en sus obras.

Habiendo aclarado esto, le ruego que no pierda de vista un detalle muy importante en este tema, « las letras no entran cuando se tiene hambre ». Yo no conozco las realidades de otros paises como los que usted cita, pero en Mexico los niños de medios desfavorecidos tienen deficiencias nutricionales que hay que cubrir para despues darles la instrucción que necesitan. Le aseguro que no se puede rendir como se debe en la escuela cuando en el estomago se tiene un pan y un poco de café negro (o a veces nada).
Ahora bien, los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la construccion de todo este caos educativo. Cuantas horas pasan los niños, los adolescentes (y aun los adultos) frente al televisor? Cual es la oferta de las grandes cadenas de television, radio y prensa escrita ? Quien lee periodicos y que tipo de periodicos? Quien es mas eficaz « educando » al niño y al adolescente? los maestros o la television ? Bueno, creo que cada respuesta merece si no un libro, un extenso ensayo. Tal vez ya lo hayan escrito algunos de los autores que usted cita.
Dentro del panorama que le pinto, es posible que la oferta de leer durante el trayecto en el metro (en la ciudad de Mexico) sea un paliativo mas bien inutil, pero creame que en muchos lugares del pais no hay bibliotecas ni librerias . Yo creo que para aprender a escribir hay que leer tambien. Al leer dan ganas de escribir. Al leer nacen ideas, imágenes, identificaciones, desacuerdos, etc. Creame, eso tambien impulsa a escribir.

Los gringos (con los que usted comparte el sitio de trabajo según su direccion electronica) tienen una pesima reputacion. Ahora ni siquiera hacen falta ejercitos de ocupacion como usted apunta, la colonizacion economica y cultural es mucho mas eficiente, porque es silenciosa y progresiva ; aunque no me queda claro que ese sea el fin de los gringos que ocupan paises dado que a ellos no les importa la cultura de otros pueblos sino sus recursos naturales, asi que esa cultura puede quedar incolume, si no les estorba a sus oleoductos. En el caso de nuestros conquistadores el fanatismo religioso jugo un papel crucial en esos actos de fe y furia iconoclasta de los que usted habla. Ademas, no existia una lengua escrita como tal en el Mexico precolombino asi que el pueblo llano no escribia, los tlacuilos eran los unicos que desempeñaban esa labor, lo que reinaba entre la gente comun era la tradicion oral, de ninguna manera despreciable, aunque pierda la precision de una obra escrita. Por otro lado, hasta donde yo se, con todo y la destruccion ya conocida, los indigenas nunca fueron del todo dominados, a pesar de haber perdido los registros representados por los codices. Pero de esto usted sabe mas.
Sobre los gringos, no estoy tan seguro que no les interese la cultura. El éxito de sus empresas (McDonalds, Coca-Cola, etc.) en Asia, América Latina y Africa es impensable sin la invasión ideológica y Africa es impensable sin la invasion cultural. El dom
cultura de sus programas de TV y de sus películas hollywoodenses (en México más del 90% de las películas que se exhiben en cines comerciales son de Hollywood). Y el éxito de sus productos culturales (cine, TV, etc.) es impensable sin el desmantelamiento de los productos culturales nativos; ¿les interesa o no entonces la cultura de los paises que invaden? Yo creo que la opresion de la que usted habla es un fenomeno que se da en la mayoria de los paises conquistados o colonizados, ya sea de facto o economicamente. Hay ejemplos de otros que se niegan a entrar al aro occidental y que son vistos por los paises libres (al decir de los gringos) como peligrosos, amenazantes,o al menos primitivos e incivilizados. Ejemplos ?los paises musulmanes (no occidentalizados), muchos paises africanos, asiaticos y lo pueblos nativos de todos los paises. Ignoro si todos los pueblos nativos tienen un registro escrito que les permita guardar tradiciones pero creo que en muchos de ellos la tradicion oral es muy importante. Ademas, en los paises musulmanes tradicionalistas un solo libro como el Coran representa la literatura basica e indispensable y no les hace falta leer ni escribir si no esta relacionado con el Coran. Sin embargo, esos paises tienen identidad, historia y tradicion, aun si pueden ser cuestionables (lo cual no justifica invasiones armadas).

Estoy de acuerdo con lo que dice de leer a los grandes autores. Yo creo que mas bien se trata de comprender a esos autores. Si uno lee un libro al año pero bien entendido, vale mas que leer mal cinco. Nadie esta obligado a redactar un ensayo o critica de cada libro que lee, ni es necesario. De la lectura queda mucho en nosotros y de nosotros depende el reflejarlo de alguna manera en nuestra vida, lo importante es que con cada libro que leemos cambiamos (espero mejoremos).
Como bien dice usted, ese ejercicio de lectura, critica, argumentacion y conclusion seria bueno en las escuelas mexicanas pero no estoy seguro que los maestros actuales esten capacitados para ello. Ademas, en mi opinion en ningun pais todos los lectores son criticos literarios y los unicos que estan capacitados para ello son los que se prepararon para este fin o los que tienen ese talento especial. Por supuesto, este talento debe cultivarse constantemente.

En relacion a la ultima parte de su articulo, si usted quiere decir que Marcos es una abstraccion de todos los indigenas mexicanos, me temo que esta usted simlplificando un fenomeno mas complejo que saber o no escribir. De lo que usted ironicamente escribe sobre dos grupos de paises los consumidores y los creadores la diferencia no resulta muy clara. Según usted hay que seguir el ejemplo (cultural) de paises como Japon, Corea del sur y Cuba. De verdad cree usted que esos paises son el paraiso en el que todo mundo es critico, analitico y escribe como si no hubiera hecho otra cosa en su vida ? Supongo que no han sido contaminados por la estupidez gringa como para ser automatas que obedecen y trabajan.

Señor Hernandez : no todos los problemas (aun los culturales) se resuelven aprendiendo a escribir como usted afirma, el mismo Monsivais se declara como aspirante a buen lector antes que escritor. En mi opinion lo primero es apagar la television, lo segundo es aprender a leer y a ser critico con lo que se lee, con lo que se escucha y con lo que se ve y lo tercero es revivir el arte de la conversacion. Si uno aprende a reflexionar, a escuchar, a digerir informacion, a utilizarla como se debe y sobre todo uno pone honestidad y dedicacion en lo que hace, estoy seguro de que el camino hacia la libertad de la que usted habla estara bastante mas despejado. Los textos escritos por los profesionales u oficiosos seran lo de menos, porque todos seremos capaces de reescribir una historia manipulada o falseada, un texto superficial o confuso y una novela incomprensible y pretenciosa.

Disculpe por la falta de acentos pero no quise perder mucho tiempo en la revision ortografica.

Saludos

Misael MURILLO

LABORATOIRE D'INGENIERIE DES PROCEDES ET DE L'ENVIRONNEMENT
DEPARTEMENT DE GENIE DES PROCEDES INDUSTRIELS

INSA TOULOUSE


From: "MARIO HUGO NEPOTE"
Subject: NO SE PUEDE LEER
Date: Thu, 22 Apr 2004 04:05:28 +0800
To: grehz@berkeley.edu

MI MUY ESTIMADO GREGORIO HERNÁNDEZ ZAMORA:

Leí su artículo ¿Se puede leer sin escribir? en el suplemento Masiosare del periódico La Jornada el domingo 18 de abril de este 2004.

Permítame comentarle que comparto totalmente sus opiniones y afirmaciones manifestadas en esa investigación sobre la defiiciente política educativa en México. Creo que en muchos años es uno de los mejores trabajos que expresa con toda claridad tanta basura que existe en torno a la llamada "promoción de la lectura".

Déjeme decirle que soy periodista en Guadalajara, Jalisco, México y además maestro en una de las escuelas preparatorias de la Universidad de Guadalajara. Estudié letras e imparto precisamente las materias de Literatura y de Taller de Expresión Escrita y Creación Literaria. En otro de los espacios de la U de G, el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías, trabajo también con un grupo de primer semestre de las carretas técnicas la materia de Redacción Técnica.

Si tiene Ud. tiempo me gustaría continuar este contacto para hacerle saber algunos procedimientos que recientemente he utilizado con la finalidad de avanzar en este mundo de la docencia de la escritura.

Llevó una experiencia de 16 años en la Escuela Preparatoria 7 de la U de G. A partir del segundo semestre del 2002 pido a los alumnos, como trabajo final del Taller de Expresión Escrita la presentación de un libro integrado por 15 artículos (cada uno de ellos con una extensión mínima de 600 palabras), encuadernado, con índice y prólogo escrito por el mismo alumno. Es decir, cada estudiante presenta su propio libro. Los 15 temas se los señalo al inicio del curso. Se trata principalmente que hablen de lo que han experimentado y vivido: la mejor fiesta a la que han asistido, su vida deportiva, la ocasión en que emplearon por primera vez palabras altisonantes, el reporte de asistir a una conferencia desarrollada en alguna institución cultural, la exposición de sus gustos musicales personales, la historia o biografía de alguno de sus abuelos, la crónica de algún accidente personal, familiar o de alguna amistad, el retrato escrito de alguna m ascota, etc, etc.

En casi 2 años he reunido más de 200 trabajos. Creo que ese es el camino para educar a personas libres, como Ud. lo expresa en su artículo del reciente domingo.

A su respectivo libro, cada alumno le agrega además el título que elija y le agrega la información pertinente en la página legal.

Hay sólo un punto en el que disiento con Ud. en lo expresado en su investigación. Me refiero a que indica que "hacia el bachillerato, se les pedirían "trabajos" sin explicar qué cosa en un trabajo; sin mostrarles trabajos modelo; y por supuesto sin acompañarlos en la delimitación del tema o la redacción del escrito".

No les muestro "trabajos modelo" pero les proporciono algunos criterios como concisión, claridad, cortesía y corrección para la entrega de sus respectivos escritos. Les pido también que trabajen directamente en los teclados de computadora y descubro grandes limitaciones por la falta de familiaridad al escritibir. Le señalo los temas y les pido que ellos descubran con la lectura por iniciativa propia de sus modelos. Esto funciona con alumnos que tienen el gusto por la lectura y el interés por la escritura. Con la gran mayoría no me ha funcionado.

En fin, me gustaría seguir comentando con Ud. todos estos aspectos. Sólo deseo informarle que por lo general los grupos con que trabajo esas materias, un sólo semestre (el último de la educación media superior) estan integrados por un mínimo de 40 personas y en ocasiones llega a 60 alumnos. El hecho de hablar en lo particular con uno de ellos sobre problemas de ortografía (casos muy abundantes), sintaxis, coherencia, etc, provoca que el resto del grupo se dedique a platicar, conversar y hasta hacer desmadre. No respetan la clase porque no les interesa la materia ya que no la eligieron sino que se las impone el plan de estudios.

Desde Guadalajara, reciba un cordial abrazo y un tequilero saludo.

Mario Hugo Nepote


From: gustavo.villanueva@transport.alstom.com
Subject: ¿Se puede leer sin escribir?
Date: Mon, 19 Apr 2004 16:33:43 -0500
To: grehz@berkeley.edu

Gregorio:

He leído con mucho interés lo publicado ayer en la Jornada y anteriormente ¿Quién define lo que es leer? Con respecto a ¿Se puede leer sin escribir?, pienso que con el correo electrónico estamos desperdiciando la gran oportunidad de escribir. Es decir, que la mayoría de las veces nos limitamos a reenviar los chistes o imágenes que otros envían y rara vez le dedicamos algunas líneas al destinatario para platicarle un poco de nosotros. Lo que señalas respecto a la forma en que los profesores nos evalúan, poniendo énfasis en los márgenes y todas ésas formas que a final de cuentas no son lo primordial me ha puesto a pensar en tantas cosas, en todos los años que dedica uno a limitarse a repetir fechas o nombres o planas completas de no sé qué tantas cosas y muy poco tiempo a tratar de explicar por nosotros mismos algo que hayamos visto o leído o de encontrarle sentido a los hechos de la historia. Aquí un paréntesis: respecto a las formas es muy curioso cómo a José Saramago sí que se le permite escribir sin los guiones que marcan el turno de hablar de cada personaje de sus novelas, pero si lo hubiera hecho un alumno de secundaria o preparatoria, con sólo ver ésa tremenda omisión seguramente habría sido reprobado. El otro punto que me gustó fue lo que mencionas acerca de imponer modelos de identidad, lo cual veo mucho en los libros de superación personal y también en algunos otros, donde nos explican los cuatro o cinco pasos o reglas a seguir para ser "exitosos” o "felices". Gracias por dedicar tu capacidad de observación y entendimiento para que algunos otros podamos reflexionar sobre este tipo de temas. Me gusta tu estilo de escribir, por que justamente no te colocas, como lo hacen algunos otros, en el papel de dirigir nuestra lectura y nuestra mente exclusivamente a lo que los "grandes" autores publican. Pero tampoco nos dices no los lean, tu invitación es más a pensar, a decidir por nosotros mismos, tal vez en ése rencuentro, encontremos la llave de tantas otras cosas.

Quedaré en espera de seguir leyéndote.

Un saludo afectuoso
Gustavo Villanueva


From: "LUIS GERARDO"
Subject: solicitud de artículo
Date: Thu, 22 Apr 2004 21:31:22 +0000
To: grehz@berkeley.edu

Gregorio Hernández Zamora:
Lemios con agrado su ar´ticulo "Se puede leer sin escribir? publicado en La Jornada. Nostors edutamos una revista para maestros en el estado de Veracruz, México. Es un proyecto de docentes frente agrupo preocupados por la educación que se imparte. Nos interesa publicar su texto ¿Estaría Ud. dispuesto a autorizar su publicación ?
Mucho Agrederé su respuesta.

ATT
Luis Gerardo Martínez
Dirección General.


From: "Leticia Salgado"
Subject: felilcitación
Date: Mon, 19 Apr 2004 17:32:34 -0500
To: grehz@berkeley.edu

Gregorio, me es grato saludarlo y felicitarlo, por su artículo titulado: "¿Se puede leer sin escribir?", publicado ayer domingo en el periódico La Jornada, nunca le había escrito a nadie para felilcitarlo, pero en esta vez, la lectura del artículo mencionado, hizo gran mella en mí, debido a lo que actualmente estoy viviendo y que sin expresarlo tan perfectamente como usted, ya lo había pensado. Estoy estudiando la carrera de Lic. en Sociología en la UNAM, y como hacía muchos años que no estudiaba, se me ha dificultado el hacer los ensayos correspondientes a las materias que estoy cursando, siempre he leído mucho, pero no había escrito casi nunca y ahora con su oublicación me di cuenta que nadie me enseño a escribir y veo que a mis hijos tampoco.

Bueno, ya no lo distraigo de sus ocupaciones y gracias por leer este mensaje, de nuevo felicidades

Leticia Salgado

Respuestas de lectores a... Las mentiras sobre la lectura

De: Juan_Domingo_Argüelles (poeta y escritor, México)
Asunto: Felicitación
Para: grehz@yahoo.com
Investigador Gregorio Hernández Zamora:

He leído con mucho interés el ensayo publicado el día de hoy en el suplemento "Masiosare" de La Jornada, "Las mentiras sobre la lectura". Lo felicito y pienso que con investigaciones como la suya puede abrirse el verdadero diálogo y necesario debate en torno de la lectura, más allá de prejuicos y falsos conceptos. Tengo la esperanza de que algún punto de contacto exista entre su visión y la mía. En nombre de ese interés desearía enviarle mi reciente libro ¿Qué leen los que no leen?, publicado por Paidós. ¿Adonde se lo hago llegar? Reciba mis más cordiales saludos y le reitero mi felicitación. Leerlo fue estimulante.

JUAN DOMINGO ARGÜELLES.


De: Rosaura Hernandez (profesora de la UNAM)
Para: grehz@yahoo.com
Asunto: lectura

Date: Tue, 13 May 2003 11:16:44 -0500

Estimado Gregorio:

Tuve la suerte de leer su interesante articulo del domingo 4 de mayo en la Jornada, estoy totalmente de acuerdo con su tesis de que nadie puede leer poesía con estómago vacío. Me gustaria conocer mas a fondo su investigación sobre la lectura, y tambien los datos sobre la investigacion sobre los habitos de lectura que menciona en su articulo.

Actuamlente soy profesora de redacción en la UAM-Azcapotzalco en el departamento de Humanidades, y estoy interesada en realizar una investigación sobre la práctica lectora en esta universidad, asi que su información seria invaluable para mi.

Reciba un saludo
Rosaura Hernández


Date: Fri, 23 May 2003 11:42:07 -0500 (CDT)
From: "TORRES MEDINA VICENTE FCO."
To: grehz@yahoo.com
Subject: Saludos

--Estimado Gregorio Hernández: Mi nombre es Vicente Francisco Torres. Soy profesor de la UAM Azcapotzalco y he publicado algunos libros. Leí su artículo en la jornada y me permití, por su importancia, comentarlo en la revista Siempre, en el número correspondiente a la presente semana.

Reciba mi admiración y mi amistad.

vicente fco torres

Date: Sat, 03 May 2003 22:33:25 -0500
From: "José_Ramón__Corona_Ojeda"
Subject: Comentario_sobre_tu_artículo
To: grehz@yahoo.com

Estimado Gregorio:

Acabo de leer tu artículo titulado: Las mentiras sobre la lectura, en el que he encontrado muchas similitudes con mis reflexiones sobre el tema. Actualmente soy propietario de la Librería La Rana Sabia en Cuernavaca y desde el día de los inocentes del año pasado, con una sucursal en Cancún.

Desde hace años he considerado que los oradores de la Cámara Nacional de la Industria Editorial, en diferentes eventos, dan cifras sobre la lectura en México, dictadas, más por su estado de ánimo y concordantes con el discurso que nos endilgan, pero que poco tienen que ver con la realidad.

Me identifico con el tratamiento que le das a las situaciones de las dos lectoras que analizas en tu texto y al concepto de "lectores sociales".

Me parece excelente el último párrafo de tu artículo.

Gracias a que tengo la posibilidad de ojear y hojear muchos libros, me frustro al no encontrar libros que ayuden a Paty a mejorar su situación. Que no haya libros dirigidos a ella. Hay una enormidad de títulos encaminado a sublimar la literatura, a explotarla hasta casi llegar al límite de sus posibilidades como arte, pero nada, o casi nada que le puedan ayudar a Paty a construir una mejor vida.

Por favor continúa con tu investigación.

Un cordial saludo:

José Ramón Corona Ojeda.


To: grehz@yahoo.com
From: "Ricardo Sosa"

Subject: La_situación
Date: Sun, 04 May 2003 20:2

Que tal Gregorio Hernández, leí tus artículos en La Jornada sobre la lectura en México. Me parecieron justas y acertadas tus observaciones en especial con respecto a la reflexión sobre el "hábito de la lectura".

Quisiera preguntarte más al respecto del punto quizá fundamental de tu investigación: la lectura convencionalmente vista como "proceso individual y asocial". Verás, soy estudiante de doctorado en la fac de Arquitectura de la Univ de Sydney en Australia y desde una área completamente distinta (y no) estoy justamente interesado en las teorías sociales que van más allá de la reduccionista versión del individuo aislado e independiente como base de la sociedad. Sobre esta área me considero descapacitado y por ello te pregunto si es posible me mandes una sugerencia sobre autores y corrientes en la investigación social que documente la relación entre individuo y sociedad. Más allá de los pensamientos filosóficos estoy interesado en las "evidencias empíricas" que sirvan como referencia.

Gracias de antemano,

Ricardo Sosa
PhD candidate, 3rd year
Key Centre of Design Computing and Cognition
Faculty of Architecture, University of Sydney


From: "sergio avalos"
To:
grehz@yahoo.com
Subject:
comentarios sobre la lectura
Date:
Sun, 25 May 2003 15:50:25 +0000

Estimado Señor:

He leído con atención sus dos artículos publicados en Masiosare y me permito escribirle para compartir con usted algunas reflexiones sobre el tema de la lectura en México. Es obvio que mi carta no tine aspiración científica alguna pues me apoyo esencialmente en experiencias personales y en algunas lecturas y quisiera, antes que todo, precisarle algunos datos sobre mi persona:

Soy editor de revistas cientificas originario del estado de Tabasco pero resido (por razones largas de explicar), en Francia desde hace 10 años. Mantengo a mi familia con mi trabajo en el sector privado y no tengo nexo alguno con las autoridades culturales mexicanas en este país ni en México. Mis abuelos paternos eran agricultores y mi padre puso un pie en la universidad pasados sus treinta porque siempre tuvo que trabajar: primero para permitir que sus hermanos menores estudiaran y luego para mantenernos a mi madre y a mi. Mi madre solo estudió hasta la secundaria. Mi padre, a pesar de haber hecho estudios universitarios, no es un “lector” o al menos no lo es de acuerdo a los cánones establecidos. Es decir, no es alguien que lea por gusto “autores trascendentes”. Es, sin embargo, alguien que lee muchisimo pues devora al menos dos periódicos por día. Y me consta que los lee de A a Z. En mi casa, siempre hubieron y hay muchos libros porque una hermana de mi madre se casó con un editor y siempre nos enviaban cientos de libros, preciso que mis padres viven en un barrio popular de un pueblo perdido en el fondo de Tabasco. Mi hermana y yo tuvimos la misma educación y las mismas oportunidades, ella es abogada y sólo lee por obligación y ese ha sido el caso desde siempre. Yo soy un devorador de todo texto que cae en mis manos y de niño fui asiduo lector de Kalimán, Santo, Aguila solitaria, El hombre araña y demás héroes y en la peluquería aprovechaba para aventarme El libro vaquero, Duda y hasta hojear el Alarma. Esto no me impidió leer versiones infantiles de La Iliada, Tom Sawyer o Sandokan.

¿Por qué yo me convertí en lector y mi hermana no?

Me atrevería a afirmar que en nuestro caso los rumbos tomados dependieron de los “encuentros” y estímulos recibidos en la adolescencia. Me explico: mientras mi hermana siguió un camino digamos natural con amigas que sólo leían Eres etc. yo crucé en una secundaria federal el camino de otros jóvenes, hijos de obreros petroleros (gentes que viven al día), pero que adoraban leer y que asistían regularmente a un taller literario. Ahí empezó todo para mí, fue entonces que me di cuenta del tesoro que tenía en casa y que permanecía ampliamente subexplotado.

Y aquí me desvío un poco para hablarle de estos jóvenes hijos de obreros a quienes llamaré “C” y “F”, pero que existen y continúan siendo excelentes lectores. “C” y “F”, cuya familia no es originaria de Tabasco, decidieron irse al DF. “C” entró a estudiar letras en la UNAM y en una ocasión un profesor, entre impresionado y molesto por la cantidad de lecturas de su provinciano alumno, le dijo que seguramente era porque en su municipio seguramente no había nada mejor que hacer y que por ello había leído tanto!!!!!!!!

Esta suerte de introducción me era necesaria para decirle que estoy de acuerdo con usted en que no es cierto de que en México no se lea. Amén de que las gentes que leen la llamada “literatura barata” lo hacen igualmente por simple gusto y por interés. Donde ya no estoy de acuerdo es en querer oponer de forma maniquea a los (llamémosles) “lectores según los cánones” y a los “lectores populares”. Considerando, sin mostrar los matices, que los primeros vienen necesariamente de las clases económicamente privilegiadas y los segundos de las clases más pobres. Y en este sentido me permito enumerar y explicar brevemente algunas de mis observaciones con las que probablemente estará usted de acuerdo:

1. El tener padres universitarios y/o el ser universitario no es garantía de nada en materia de lectura. Conozco muchísimas personas que detentan los títulos universitarios más diversos y que son incapaces de leer/entender un texto decentemente (ya no hablemos de leer en voz alta). ¿Cómo le hicieron? Vaya usted a saber!!!!!!!

2. El venir de un medio económicamente privilegiado tampoco asegura una sólida cultura literaria, al contrario. Al menos en Tabasco las clases ricas son de una incultura que da miedo y los “honorables” miembros del dizque Colegio de Escritores no leen pero ni en defensa propia. Y aquí en París he tenido oportunidad de observar el vedetismo y la terrible ignorancia ( que aunada al esnobismo y la petulancia son un cóctel explosivo), de los juniors de diferentes estados de la república e incluso del DF. Es verdaderamente patético.

3. Y es que las clases privilegiadas han tenido un acceso fácil a la educación y a los libros pero me queda claro que poder leer no es lo mismo que saber leer. En la lectura entran en juego tantos factores (anímicos, psicológicos, experiencias etc.), que nunca se lee o se relee un texto de la misma manera. Abundan los profesores universitarios que no saben leer. Y, a propósito, preguntó usted, a los profesores de secundaria, si habían leído El Quijote, La Iliada o EL Cid? Porque otro problema es que para poder transmitir el amor por la lectura, la música o la mecánica hay que saber de qué se habla. Y, a la distancia, yo descubrí que en primaria, secundaria y prepa tuve profesores que eran muy amables pero que jamás abrieron los libros que nos exigían leer. Es más, ni siquiera me acuerdo que me hayan exigido leer ningún libro “trascendente”. Sin embargo, quienes han tenido la oportunidad de estudiar en las universidades del DF, independientemente de su situación económica, tienen mayores facilidades de acceso a la cultura que los estudiantes de provincia. He aquí, otro matiz que habría que tomar en cuenta!!! Pues entre el Estado de México y Tabasco o Campeche no hay sólo kilómetros y kilómetros de distancia, hay un abismo cultural!!!!!!!!!!!

4. Es en efecto clasista decir que sólo quienes leen autores “trascendentes” son lectores pero, es acaso la pobreza una razón para negar el acceso de otro tipo de textos a los “no lectores”. Creo que muchas de esas personas que hoy sólo leen revistas, ”hojas”, panfletos, cómics etc. son perfectamente capaces de leer y disfrutar otro tipo de lecturas y apreciar una no implica excluir la otra pero a) les tienen miedo o respeto a los libros “culturales” porque se les ha hecho creer que son incomprensibles para el común de los mortales, b) Les son inaccesibles por su elevado precio o simplemente inaccesibles punto.

5. En México al libro se le teme y se le desprecia a la vez. El libro es un mito. Por un lado se alaba a las personas medianamente cultivadas o “leídas” y por el otro es común que en las familias (a menudo independientemente de la posición económica), se mande por las cocas o las tortillas a quien está leyendo porque “no está haciendo nada”

6. Yo creo que la lectura individual o colectiva es un placer, un gozo, que se trate de leer Dostoyevski, Eres o Letras Libres y por lo mismo:

7. No se pueden crear lectores por decreto. Pero se puede facilitar el acceso de toda la población a todo tipo de textos y dejarlos decidir. Se puede, también, estimular la lectura colectiva y la lectura crítica lo que puede dar ciudadanos (y el término no es gratuito en un país como el nuestro) capaces de descifrar y criticar no sólo la información escrita sino las imágenes televisivas y los programas de radio. Es ciertamente escandaloso que en un país como México se gasten millones en encuestas innecesarias en lugar de diseñar, con la ayuda de especialistas como usted, programas eficaces de estímulo a la lectura. lo que no implica que no se les ayude a salir de la pobreza o a comer mejor. Pienso que no son temas que se puedan oponer, ambos son importantes, ambos deben ser atacados y resueltos al mismo tiempo. Lo que me hace pensar en otro amigo “M” hijo de agricultores, “M” hacía una comida diaria, cuando bien le iba, para poder pagarse los libros y bajo el inclemente sol tabasqueño se veía obligado a ir a pie a la universidad!!!! Atención: no se trata de caer en el discurso neoliberal facilón de decir que “cuando se quiere se puede”, eso, con todo respeto, son tonterías. Lo que trato de decir es que la realidad es siempre más compleja de lo que parece. Y que en sus artículos, quizá por razones de espacio, no se muestran todos los matices de la franja que va, de los lectores/escritores salidos de las clases pudientes, a los lectores de Neza. Mal leídos o leídos con mala fé, sus artículos podrían convertirse en la justificación de la derecha: ¿para qué darles a leer si lo que quieren es comer?; que se preocupen por comer y que nos dejen controlar al país tranquilamente!!!!! La lectura es un elemento de movilidad y de exclusión a la vez. Un elemento político demasiado importante para oponerlo a la necesidad esencial de alimentarse. Solo los ciudadanos lectores pueden conocer y exigir sus derechos, todos sus derechos...

--------

No pretendo, ni por asomo, agotar un tema que puede ser abordado desde una multitud de aspectos. Pretendo, unicamente, ampliar el debate.

Termino cmentándole que en Francia, país más politizado y con mejores niveles que México, existen problemas muy similares. Hay sin embargo, asociaciones como ACCES (Asociación Cultural Contra la Exclusión y la Segregación), fundada en 1982 que reúne a quienes, de una manera u otra, se ocupan de la transmisión cultural desde la infancia. Su actividad consiste en poner en contacto a los bebés y niños pequeños de los barrios “difíciles” (los Neza franceses), con los libros. Libros que son objetos que pueden hojear, mirar, manipular y cuyo contenido es contado por profesionales que (y aquí está la clave), aman los libros y que ven maravillados el interés que los libros despiertan en los pequeños. Profesionales que dan testimonio de que este tipo de actividades no sólo hacen que los niños menos favorizados se interesen en los libros, sino que los padres emocionados a su vez de ver la reacción de los niños empiezan a perder el temor a los libros. Una buena razón, en todo caso, para intentar ir más allá de todos nuestros prejuicios.

Por ùltimo, quisiera pedirle que me permita leer su tesis o sus avances pues el tema me interesa muchisimo. De antemano gracias.

Espero, senor Hernàndez, que este sea el primer paso de un prolifico diàlogo.

Reciba un afectuoso saludo.

Sergio Avalos
1, rue Charpy
94000 Créteil
France
Tél.: 01 42 07 28 76
e-mail: avalos32@hotmail.com

Respuestas de lectores a textos de grehz...

Como lo prometí en el post del pasado 18 de Abril de 2008, titulado “Textos de grehz en internet…” (ver abajo), comenzaré a compartir comentarios de lectores de mis escritos. No son comentarios sobre los posts de este blog, sino comentarios que he recibido por email sobre textos que he publicado en diversos medios, como el periódico La Jornada. Los publico porque son ideas y reflexiones de escritores, investigadores, libreros, maestros de educación básica y universitaria, promotores de lectura, y gente que en México y otros países está preocupada y ocupada en sacar adelante a este país que parece al borde de la disolución. Titularé estos posts “Respuestas de lectores a (título del artículo)”...

En sus mensajes, estos lectores comentan textos que he escrito con indignación frente al mar de simplezas y prejuicios que se difunden en los medios masivos y en los que se afirma sin más que en México “no se lee”. Es un tema bien polémico, como lo reflejan las reacciones de los lectores, pero justo por ello, como investigador he buscado abordar el asunto a partir de testimonios y entrevistas con gente de carne y hueso, y que he recabado a lo largo de varios años de andanzas en México y en EU. En estos testimonios he buscado siempre dar voz a personas cuyas vidas transcurren en medio de la carencia y la sobrevivencia económicas, historias que en buena medida expresan mi propia historia personal y familiar.

Algunos lectores (pocos realmente) llegaron a interpretar que para mí daba lo mismo leer obras literarias que novelitas de vaqueros. Nada más alejado de la realidad. Al argumentar en contra, algunos de mis lectores repetían el lugar común de que lo que las “masas” o “los pobres” necesitan es “acercarse a la cultura”, y que la lectura de “buena literatura” es la mejor forma de “acercarse a la cultura”. Esta visión de que existe una cultura que es la que les falta a los “incultos” me parece una postura etnocéntrica y colonialista. Es la visión de los conquistadores y los antropólogos europeos que en Africa, Asia y América Latina propagaron durante siglos; la idea de que ellos eran “cultos” y los otros, los conquistados, “incultos”. Yo no creo que lo fundamental sea acercar a los pobres a “la” cultura; lo que creo es que a toda la gente, incluidos los descendientes de los pueblos conquistados y colonizados, se les debe dar la oportunidad y las condiciones para crear, producir y comunicar su propia cultura.

Bueno, aquí le paro y comienzan los comentarios en el siguiente post.

Friday, May 02, 2008

Primavera 2: Nahui Ollin

Imágenes que recogí la tarde de ayer: luces, sombras, colores, vida que nace, corazones latiendo, 4 movimiento... Nahui Ollin
fotos © 2008 gregorio hz

Thursday, May 01, 2008

Esclavos del norte... y sin darnos cuenta

Alejandro y su esposa Irma tienen 19 hijos, unos en México y otros trabajando en EU. Él también se fué a trabajar al Norte, pero regresó a su pueblo en el Estado de México tras el trágico accidente en que perdió la vida su hijo mayor, cuando huía de la policía gringa manejando a toda velocidad un auto. Esto es parte de lo que me contó, mientras regaba su milpa:

…permíteme, lo que pasa es que cómo es la vida, fíjate. Yo, a mí nadien me dijo, pero yo me doy cuenta que, por ejemplo, ya tiene muchos años desde que, a lo mejor desde la descendencia de la edad de mi jefe, que somos esclavos del norte, y sin darnos cuenta. Y ya cuando está uno allá en el norte, de todas maneras es un esclavo… y de aquí también, porque si algo hace uno aquí (en México) es por el dinero que mandan, o sea lo que ganan allá… que le dan a uno… honestamente ya aquí ya vale su dinero, y aquí ya compra uno un poquito y se defiende uno un poquito aquí en su país. Pero sí somos sus esclavos, y sin darnos cuenta. Porque fíjate, los que se han puesto abusados, la verdad… pues no han... no, no han hecho billetes, ni nosotros, ¡nadie!, o sea, no... pero ya tenemos un techo donde vivir, ¿ya me entendiste cómo está el asunto? Ira por ejemplo…ira esa casa (señala una casa a lo lejos), esa que está acá, esa es del norte, han ganado dinero en el norte; ora verás, aquí la de Carolina, es del norte; las casitas que están más para allá, ¡puro norte! Entonces como te digo yo este, la verdad, somos esclavos de esos cabrones, y sin darnos cuenta... Pero, pero de que ora peor estando allá ps’es peor, la verdad es que, tiene uno que trabajar, yo también ps’eso yo lo estaba pensando y ora sí ps’ desintegrados de aquí de mis chamacos, de mi familia, pero o sea se dedica uno a puro trabajar mano… de la casa al trabajo, del trabajo a la casa… quiere uno hacer un bille... un centavito mano, la verdad… pues es casi una esclavitud porque… la gente allá no tiene… libertad…

entrevista y fotos © 2008 gregorio hz