Wednesday, March 24, 2010

Vaquita estrenando...

¡Bienvenid@ al nuevo rancho de la vaquita "Blog de la minoría"!

Si llegaste aquí por accidente, quédate y entérate.

Si eres cliente frecuente, deja un mensaje para enviarte un obsequio.

Si alquien te recomendó entrar aquí, dime quién es para darle las gracias.

Si... bueno ya estuvo, ¿no?. Es hora de comenzar este post con toda la seriedad que el caso merece.

Y el caso de hoy es el dilema entre ser o no ser... obsesivo del diseño.

Lo cual nos lleva al tema del post:

Otra de las minorías a las que pertenezco es la del grupito de locos que se la pasan buscando nuevos diseños digitales. No se conforman con el formato que el software les da "por default". Si hacen un documento Word, le andan ahi moviendo hasta que el tipo, tamaño, color y grosor de las letras quedan a su gusto y no al gusto de los programadores de Word (que, dicho sea de paso, parece no conocieron sino la letra arial tamaño 12, el interlineado de 1.5, y los márgenes de 1 pulgada arriba, abajo, izquierda y derecha). No, estos orates no se conforman con que el sitio "funcione". Quieren "que se vea bien". Si abren una cuenta de yahoo o gmail, por ejemplo, no les basta con que tenga buzón de entrada y de salida. No no no no. A producto de gallina le andan moviendo los "settings" hasta que en el fondo aparecen unas montañitas o algo así.

Todo dizque para "personalizar". O sea, para no parecer "estándar"  (si supieran que hay gente para quien los estándares casi casi deberían gobernar el mundo...).

Vacas estandarizadas
No lo sé, el caso es que a mi no me gustan las letras Helvéticas con que, por default, aparece el titulo de tu sitio. Así que hace meses pasé un buen rato inventando la vaquita esa de aquí arriba. Y claro, desde entonces me puse a mover y re-mover los colores del fondo, las letras, los recuadritos, los "gadgets", los "widgets" y hasta las cucarachas que de pronto salían entre el heading y los metadatos... (no, no he fumado de ninguna:)

Pero ni así me gustaba la vaquita. Yo quería verla ahi pastando en el campo, y no parada en el aire con un fondo extraño y sin chiste. Así que, aqui la tienen! Por fin parada y sonriente enmedio de un buen pastizal. A ver cuánto dura porque cualquier día le cambio el fondo y hasta los colores.

Vaquita no-estandarizada
Déjenme hacer aquí un paréntesis para decir a quien no esté familiarizado con el término "migrantes digitales", que éstos son seres que no nacieron en la era del internet, sino antes, por lo que (algunos) han migrado al mundo virtual. En otras palabras, "migrantes digitales" es otra forma de decir "rucos digitales", o sea quasi-ancianos que en su infancia no conocieron sino los soldaditos de plástico y las muñecas Lilí-Ledy. 

Resulta que, por pura casualidad, las mayoría de mis amigos, conocidos, parientes y colegas de trabajo pertenecen a ese sector de la población al borde del retiro.

Pero resulta también que la mayoría de esos viejitos migrantes-digitales que conozco, andan tranquilamente por la vida sin preocuparse por cómo se ve el sitio web donde tienen su blog o su plataforma digital, su página de yahoo o gmail, o incluso su sitio web donde cuelgan información sobre sus actividades profesionales.

Éste último es el caso de algunas organizaciones y colectivos en los que colaboro, y cuyos sitios web son (no ofense) una verdadera aberración. Si no lo crees, checa por tí mismo dando clic en estos vínculos:

TICs en la escuela (proyecto UAM-SEP)

Cero en conducta (organización con más de 20 años de edad)

Normal de Zumpango... (no hay link porque AÚN no tienen página, pero ya mero y estará BIEN bonita!)

Por supuesto, entre los defensores de los estándares hay excepciones. El más notable es quizás el sitio del ambiente virtual de aprendizaje InteligenciaNet, creado y dirigido por MC, una de las pocas académicas mexicanas que realmente saben hacer lo que dicen saber. Por lo mismo, no anda por ahi echando choros sobre las "Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación", como algun@s que he conocido y ni siquiera saben qué son las plantillas o los estilos de Word (pero dan conferencias sobre las TIC!!). Pese a su aspecto sobrio, relajado y sin aspavientos visuales, InteligenciaNet (proyecto en el que colaboro un poquito) tiene un diseño, un contenido, y una funcionalidad que ya quisieran otros sitios Moodle, incluyendo los de instituciones educativas de "excelencia".

Así que me congratulo de mi obsesión por la forma, el color, y el estilo en el diseño web, gracias a la cual le he dado forma y re-forma cada que se me antoja a este y otros sitios que pseudo-administro.

Espero te guste el diseño y también algunos contenidos.

Y ahi le paro porque algun@s amig@s muy cercanos, cuyos sitios siguen los estándares de usabilidad (y esas cosas), se pueden sentir...

Saturday, March 13, 2010

Escasez de palabras


Las palabras también se agotan. Incluso en la era de internet, donde millones lanzan billones de palabras por segundo.

El exceso de palabras crea la sensación de que TODO se ha dicho. ¿Qué más se puede decir?

Voy al diccionario, ese antiguo objeto de papel, gordo y alfabetizado. Tal vez ahí haya palabras que no se han dicho. Hojeo y encuentro:

accidente -se repite hasta el hartazgo en los medios
demasiado -de sobra, aunque no se diga
demuestra -si algo demuestra el mundo actual, es que las mayorías sólo estamos de-muestra
figura -¿del cine?, ¿geométrica?... ¿para qué sirve esta palabra a quien ni siquiera figura?
hipnosis -justo nuestro estado actual ante las pantallas, incluida esta de plasma
lado -palabra caduca e inútil: ya nadie sabe de qué lado está el bien y el mal
tesoro -no estaba perdido (el de Moctezuma), andaba de parranda (en las arcas de Slim)
voluptuosidad -palabra bastante zarandeada y sobre todo practicada

Y las palabras que tanto nos importaban (libertad, esperanza, democracia, progreso, amor...) se han vendido tanto... que ya nadie da un peso por ellas, o han quedado inalcanzables... o la inflación las ha hecho explotar y salpicar el mundo entero.

¿Qué nos queda entonces?

Tal vez seguir exprimiendo el diccionario.
O esperar a que el 2012 traiga un diluvio de palabras nuevas.
O guardar silencio mientras pasa la tormenta...