Thursday, May 27, 2010

Palabras jabonosas

Estimados lectores:

Hace tiempo que no posteo (postear = escribir notitas en un blog), y eso me provoca culpa. Como no soy católico, apostólico y romano, carezco del recurso de ir y confesarme para quitarme esta culpa de encima. ¿Qué hacer? Se me ocurre escribir lo que pasa en mi estrecho alrededor en este preciso momento, aunque esté desprovisto de toda significación sociopolítica, educativa, histórica, filosófica o poética. Hágase entonces por la mera necesidad egoista, personal y terapéutica de lavar con palabras jabonosas la culpa de no postear con la frecuencia debida.

Lo primero es tomar la materia prima, o sea las letras, que en este caso están pintadas sobre las teclas negras y un poco calientes del teclado de esta HP. Pero no quiero pisarlas, como si fueran gallinas; prefiero agarrar un pincel que tengo aquí en mi cabeza y mezclarlas como si estuviesen en una paleta de pintor. Así, un poco de consonantes, algunos signos de puntuación, y las indispensables vocales. Se pueden hacer distintas combinaciones y formar verbos, adjetivos y preposiciones más o menos coloridas. Con el pincel se toma una pizquita de cada montoncito y... a pintar en este pequeño lienzo virtual:

El espejo de marco repujado golpetea contra la pared, movido por el viento que sopla a través de la ventana. Afuera la gris silueta del Ajusco sirve de fondo a una vieja antena de televisión, de las de tiritas, no de las parabólicas. El cielo lleva puesto su vestido gris-azuloso con encajes de rumor de ciudad a punto de ir a dormir. Se oyen claxonazos rojizos, motores verdosos, voces de colores apagados, zumbidos apastelados, ladridos que apenas dan un tono ligeramente beige, pajarillos que suenan a tierra siena, gotas que golpean con un fuerte tono magenta, pasos de gente al final del día, algo descoloridos pero brillantes de alegría por el regreso a casa.

Y así... pintando un cuadro de coloridos sonidos del ocaso, termino este pequeño post. Lo pongo a secar al pie de esta ventanita y me voy tranquilo y sin culpas.

Hasta pronto!

No comments: